CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

 

 

Nuestro Proyecto Misionero

 

A la luz de la visión de San Arnoldo Janssen para la renovación periódica del misionero religioso, el Centro Ad Gentes pretende servir como espacio de formación permanente para los Misioneros del Verbo Divino, miembros de la familia Arnoldina, sus compañeros de misión y para laicos, religiosos y clérigos, como Iglesia llamada a compartir, en la misión de Jesús, la Palabra Encarnada.

El equipo SVD asume que el Centro Ad Gentes es un Centro Internacional de formación misionera. Entendemos Ad Gentes tanto en el sentido del Vaticano II como en el sentido más abierto, que incluye a todas las personas. Ya que el centro es para todos, hacemos hincapié en la necesidad de diálogo y del testimonio. El Centro ad gentes no es sólo para miembros de la Iglesia católica. También está abierto a los no católicos y personas de otras religiones. "Dios amó tanto que envió a su Hijo único" es la Missio Dei.

Quienes llegan a nuestra Casa deben sentir un ambiente y un respeto intercultural. Queremos ofrecer una atmósfera de oración a través del silencio, de la Palabra de Dios, símbolos y las zonas verdes, como signo del amor de Dios con la creación.
El Centro fue dedicado al Espíritu Santo (21 de octubre de 1962) que es la fuerza impulsora de toda formación y espiritualidad. El Espíritu respira el amor al Dios Uno y Trino.
El equipo SVD se esfuerza en trabajar como un equipo en el servicio de actividades internacionales, retiros y talleres. El objetivo es ser una familia y ser testimonio. Debemos vivir lo que predicamos. El equipo que dirige el Centro ve su papel como un servicio a los demás, a través de la hospitalidad, la disponibilidad y la solidaridad.

Específicamente, el Centro Ad Gentes desea promover enfoques que se consideran importantes retos en la actualidad: vivencia de Internacionalidad/Interculturalidad, formación para la renovación como un proceso continuo, cuestiones de género, la necesidad de la tolerancia, la promoción de la justicia y la paz, la juventud y la centralidad de la Palabra.